Umberto Eco dice que Berlusconi es un zombi, un muerto viviente muy peligroso