Un tuno de Valladolid ofrece 600 euros a quien le devuelva su capa