Vargas Llosa viaja con su nieta a Estocolmo para recibir el Premio Nobel