Vargas Llosa, autor insaciable