Vargas Llosa reivindica la ficción como goce y puente entre los pueblos