Varios historiadores coinciden en que España no tuvo una derecha, sino muchas