Velázquez o Goya ya pueden tocarse en el Prado