Venecia busca conservar su "magnetismo" en la Bienal de Arte con poca pintura