Whitney Houston, entre el éxito y la tragedia