Wilson desmenuza el tiempo en un ensayo sobre coreografía y sincronía gestual