Ser abstemio, la nueva moda de que llega de EEUU