Alejandro Sanz, a la defensa del disco, un bien en peligro de extinción