La alfombra roja de los Goya desafía al frío