Premios Goya 2020: una alfombra roja más blanca y negra que nunca