Los amantes del FIB combaten al calor con líquidos y siestas