Cinco años sin Amy, la británica que reinventó el soul