El miedo apocalíptico hace andar de nuevo a los zombies en el salón del cómic