La autopsia revela que Michael Jackson tenía una enfermedad real de la piel