El primer 'Romeo' negro baila su vida en el cine con Bollaín