Un gesto de celos de Beyoncé desencadena una feroz campaña en redes contra Nicole Curran