La ministra brasileña de Cultura lamenta la "censura" de Irán a los libros de Paulo Coelho