Un famoso actor británico dispuesto a ir a la cárcel por apoyar a un tuitero bromista