Un caballo de 50 metros de altura saludará a quienes lleguen a Inglaterra