Una cama pagada con cultura