Los comienzos de las películas, un signo de identidad