El cineasta Roman Polanski llegó a su chalet de Gstaad para quedar en arresto domiciliario