El joven cineasta luso Salaviza, ganador en Cannes, emerge como nuevo talento