Se extravía una de las 44 piezas de Sijena que debían regresar al cenobio