El arte contemporáneo del Andy Warhol japonés asalta el palacio de Versalles