La crisis acecha a los musicales