La cultura se contagia por el coronavirus: ni Mulán, James Bond, festivales o museos