El mundo cultural brasileño rinde homenaje a la "palabra viva" de Saramago