La curiosa protesta de los monjes budistas que inunda la redes