Candince Swanepoel, el 'angelito' del vientre cóncavo