¿Su delito? La música