La capilla ardiente de Arturo Fernández se traslada a Gijón