Devuelven a sus verdaderos dueños un cuadro de Renoir robado por los nazis