La era digital pone en peligro 150 empleos en la editorial más antigua mundo