El director del Libro dice que con la piratería editorial nos jugamos unos 100.000 empleos