El director Peter Weir asegura que sólo es "un artesano del cine"