El director ruso Petrenko dice que los compositores temen repetir y se olvidan de la melodía