Un documental sobre el juicio de Nuremberg revive el horror nazi