El dramaturgo Tom Stoppard critica la represión en Bielorrusia