La dulzura de Julieta Venegas caldeó la fría noche de Montevideo