Los editores acusan a las Administraciones Públicas de ser "las máximas piratas"