'El poder de lo cuqui': por qué nos engancha tanto lo bonito y adorable