La sobria luz y elegante intención de Gades resucitan en el Real en "su" año