Una enorme obra dedicada a la paz decora la entrada de la ONU en Ginebra