La última entrega de Batman se convierte en el estreno más taquillero de la historia