La escritora Catherine Millet aconseja hacer lo que se quiera, pero no hablar de ello a la pareja